ALGO DE LO NUESTRO: EL CASTILLO DÍAZ DE LEÓN.

  • Castillo o chalet por capricho de una dama.

Dicen… dicen que se construyó por el capricho de una dama.

Dicen que se construyó para demostrar el poderío del empresario Antonio Díaz de León.

Dicen… que fue el enamoramiento de una luna de miel europea donde el enamoramiento se dio en campiñas inglesas.

Lo cierto es que permanece, a más de cien años por la vieja calleja Carnaval.

Calleja donde se ubican otros edificios, una venta de mariscos que ya abarca tres generaciones, tiendas, casas y la entrada al teatro Ángela Peralta. Ahora se le conoce como el Castillo de la calle Carnaval, situado entre Ángel Flores y 21 de Marzo, o el antiguo hogar de la familia Díaz de León.

¿Qué se dice?. Se dice que la construcción del castillo respondió al capricho de la señora Díaz de León, de nombre María Lupio, quien durante su luna de miel, se enamoró de la arquitectura europea y pidió a su esposo edificar un chalet ingles en el puerto.

Se dice que Antonio Díaz de León ordenó la edificación para recordarles a los mazatlecos, el poderío de la familia propietaria de la fábrica de cervezas Listón Azul, la fábrica de tabaco El Vapor y la fábrica de chocolates Díaz de León.

Cien años después, el edificio ubicado en la Calle Carnaval, aun roba la atención del paseante y provoca admiración.

Cuentan algunos que con el paso de los años, la cuñada del Sr Díaz de León fue la última residente en el castillo; como nunca se casó, termino adoptando a una niña pero nunca la registró legalmente. Con la muerte de la cuñada, la mujer adoptada se hizo cargo del lugar.

De nombre Iliana, la mujer encargo la propiedad a un amigo cercano y se fue a vivir al extranjero. El amigo estableció un taller de costura en el sótano del castillo y dio albergue a dos familias más, una en cada piso del edificio. Años después, una sobrina directa de los Díaz de León reclamo la propiedad legalmente y las tres familias fueron desalojadas.

Construido en los años veinte´s del siglo pasado por el empresario Antonio Díaz de León, dicen que la propiedad alcanza el valor de un millón de dólares, ¿Quién vende?. ¡Sepa la bola!. Lo último que se sabía era que una de las sobrinas políticas de Antonio, heredera, se había ido a vivir a Italia.