Arsenal: El ausente.

No entiendo el comportamiento del presidente López Obrador frente a la tragedia que dejó 24 muertos y 79 heridos. Ni siquiera un tuit de consuelo a las víctimas y sus familias en toda la noche.

El desplome del convoy se produjo a las 22:22 horas, en la Línea 12 del Metro, entre las estaciones Olivo y Tezonco. Una trabe se venció.

El silencio del Presidente se extendió hasta la mañanera.  Ocho horas y media sin manifestarse.

¿Estaba dormido y nadie se atrevió a despertarlo? Es pregunta sin ánimo de provocar.

El Presidente brilló por su ausencia en el lugar de la tragedia. Tampoco hizo un recorrido por los hospitales para apapachar a los heridos. Mucho menos se acercó con los familiares de las víctimas. Seguro pensó que eso le tocaba a Claudia Sheinbaum. El hecho ocurrió en la CDMX.

El saldo rojo es alto. Se trata de la peor tragedia en la historia del Metro mexicano. En cualquier lugar del mundo, el primer mandatario se habría hecho presente en el lugar. Aquí no. ¿Dónde está ese instinto popular que tanto se le elogia? ¿Dónde? El desplome del Metro no fue en las Lomas, Santa Fe, en el Pedregal o en alguna zona fifí. Fue en Tláhuac, una zona muy popular. Decretó, eso sí, tres días de luto nacional, con la bandera a media asta.

*Claudia Sheinbaum negó que el derrumbe del convoy se haya producido por falta de mantenimiento. Jura que es tarea de todos los días, que a diario hay revisiones.

Entonces, ¿qué falló en la Línea 12? ¿Hubo negligencia?

“Hay que esperar el peritaje. Nos va a decir exactamente qué pasó”, dijo la jefa de Gobierno. El peritaje lo va a realizar la empresa noruega DNV, precisó.

Fuentes bien informadas nos aseguran, sin embargo, que las autoridades capitalinas habían sido alertadas de los riesgos de colapso. Circulan imágenes que dejan ver el peligroso desnivel en esa parte alta de la L12.

Los vecinos juran que avisaron de la debilidad de la estructura. “Cada vez que veníamos al Walmart se veía que estaba desnivelada esa parte donde colapsó el Metro. Así estaba desde 2020”, aseguró un joven que dijo llamarse Miguel Ángel a reporteros que lo entrevistaron en el sitio.

*La subdirección de Mantenimiento del Metro estuvo acéfala casi un año. La titular del Sistema de Transporte Colectivo, Florencia Serranía, asumió personalmente la función. Apenas el pasado 29 de abril fue nombrado su nuevo titular, Nahum Barroso.

La exigencia de que Serranía renuncie a su cargo está por todos lados. Fue tendencia en Twitter.

Pero no es la primera vez que la jefa de Gobierno la sostiene en situación de crisis.  En enero se quemaron las oficinas del Sistema de Transporte Colectivo. En esa ocasión declaró: “Yo sólo soy la directora del Metro”, y allí se quedó.

*El derrumbe de la Línea 12, construida por el consorcio Carso, ICA, Alstom e inaugurada en 2012, les pega a dos “presidenciables”: Marcelo y Claudia. Ambos perdieron la noche del lunes la confianza de una buena parte de los mexicanos.

El primero construyó la famosa Línea Dorada —que ahora es negra por el luto—. Su imagen está inevitablemente asociada con la tragedia. Basta con asomarse a las redes sociales. Están plagadas de reproches hacia el canciller.

Marcelo ya se puso a disposición de las autoridades para esclarecer las responsabilidades a que haya lugar.

“El que actúa con integridad no debe tener temor a nada. El que nada debe, nada teme”, dijo el exjefe de Gobierno, hoy titular de la SRE, en la mañanera de ayer.

En marzo del 2014, cuando ya no era jefe de Gobierno, se suspendió el servicio en veinte estaciones de la L12. Sus detractores lo involucraron en presuntas irregularidades.

Le reprochaban una probable adjudicación directa de compra de vagones a la empresa CAF, la construcción indebida con curvas fuera de norma que provocó graves fallas en el tramo elevado de la línea. Marcelo se mudó a Francia.

A la jefa de Gobierno le afecta porque ocurrió en la CDMX. Hay fundadas sospechas de que su equipo estaba advertido de los riesgos de esa línea. Pero se dejó correr.

¿Falta de recursos para el mantenimiento por financiar los programas del Ejecutivo federal? Es otra pregunta.

La Coparmex hizo un llamado a las autoridades de la CDMX a no aplicar la política de austeridad que caracteriza a la 4T en áreas trascendentes y de vital importancia, como es el Sistema de Transporte Colectivo.

“En lugar de ser un ahorro que haga eficiente el gasto público, se ha convertido en una austeridad que mata”, sostuvo la Confederación Patronal de México.