DESDE EL BURLADERO: RIESGOSO SEGUIR POLARIZANDO EL PAÍS.

  • Manifestaciones en 70 ciudades al son de #LópezVeteYa.
  • Tensar la cuerda puede traer desgracias y enfrentamientos, como se ve ya en E.U.
  • Los nuevos modos de operar de los ladrones.

Alfredo Ramírez.

En estos tiempos de reclusión y confinamiento; de enorme desempleo y falta de apoyos reales para la población que sufre los embates de delincuentes que no respetan el confinamiento o de organismos gubernamentales como la nefasta Comisión Federal de Electricidad; es necesario que desde la misma presidencia de la República se actúe con hechos en un llamado a la unidad nacional.

Y aunque a muchos les moleste; el propio Presidente ha sido quien ha propiciado la división al olvidarse que gobierna para todos y emitir cuanto epíteto se le ocurre; peleándose con la IP, los intelectuales, atacando a los periodistas que exhiben sus inconsistencias, ahorcando estados y municipios, y un largo etcétera.

Ya pasaron los tiempos de campaña y debe de ir por la reconciliación nacional en vez de azuzar lo contrario.

Ante esta actitud observamos que hay elementos de su partido que no abonan a esto. Ejemplo concreto lo tenemos en la senadora tamaulipeca Ana Lilia Rivera al amenazar públicamente con que Morena sacará a las calles a la gente en contra de algunos gobernadores.

Otro, ejemplo, lo vemos con el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa – un asno que atacó hasta hartarse al propio López Obrador y luego al ser arropado por Morena olvidó todo lo que le dijo- a quien se le permitió promulgar una Ley tendiente a desaparecer la educación privada.

El asunto es que ya empezaron a ocurrir manifestaciones que, aun siendo pequeñas, se corre el riesgo de que vayan creciendo.

Ayer sábado en 70 ciudades de 25 estados del país se llevaron a cabo caravanas de protesta bajo una jornada denominada: “#LópezVeteYa” o “Claxonazo contra el Gobierno Federal”.

Se prevé realizar una similar en Washington D.C. para llamar la atención del gobierno gringo; a pesar de que este tiene sus propios infiernos internos.

Las movilizaciones sobre ruedas buscaron obedecer las medidas de sana distancia, y acusan a AMLO de poner en riesgo la soberanía, integridad e independencia del pueblo de México, esto derivado de la contingencia sanitaria por el coronavirus, COVID-19 y la inseguridad a manos del narcotráfico.

Más allá del éxito obtenido o no, de la pobre respuesta que hubo en algunas ciudades a este llamado, lo que debe de preocupar es que estas vayan creciendo; que se siga generando tensión entre sectores de la sociedad; porque aparte del riesgo de desorden tenemos enfrente, y lo saben Ustedes bien, una crisis económica y social de pronóstico reservado.

EN OTRO ORDEN, eso de ir a exhibir nuestras diferencias a Estados Unidos no es correcto y, para empezar, no tendrá el impacto esperado porque en estos momentos dicho país en varias ciudades del mismo esta viviendo su propia convulsión, producto del crimen cometido por elementos policiacos en contra de una persona de color, de nombre George Floyd.

Las imágenes de las protestas con centenares de manifestantes han derivado en incendios, ataques a fuerzas de seguridad y saqueos, a grado tal que algunos gobernadores y hasta el propio Loquito Trump han advertido con disparar a las turbas. En tanto que en Minneapolis se ha instaurado el toque de queda.

El asunto es que en esas manifestaciones no solamente participa gente de color, sino que se han sumado latinos y la llamada gente blanca que no está de acuerdo con el actuar cavernícola de los elementos policiacos ni de los políticos idiotas que gozan atusando la división social.

LA DEL ESTRIBO.- Los únicos que no han respetado ni la sana distancia ni el confinamiento son los mendigos delincuentes y asaltantes. Ya vimos videos de cómo están asaltando a personas que salen de centros comerciales a abordar el vehículo que han dejado estacionado en dichos centros. Otra modalidad detectada es que llegan y aprovechan la soledad de las calles para desprender medidores de la nefasta CFE y cuando sale la persona a ver qué pasa lo empujan y se meten al domicilio; también – y esto ha crecido muchísimo- llegan en las motos cubiertos con cubrebocas a asaltar aquellos pequeños comercios que, por necesidad y por sobrevivencia familiar, se atreven a permanecer abiertos.

¿Y la policía?. Si son estatales, ya se enteró Usted, por parte del sector comercio, que algunos han sido denunciados de andar extorsionando a propietarios de súpers cuando van a surtirse de cerveza.

Los municipales?. Bien, gracias!. HLP…DM