Emma Coronel deberá buscar trabajo y no tener armas durante los primeros 4 años de libertad condicional.

  • Le imponen13 reglas que deberá cumplir al ser vigilada con “lupa”,

Emma Coronel Aispuro, la ex reina de belleza y esposa del fundador del Cártel de Sinaloa (CDS),  Joaquín “el Chapo” Guzmán, deberá buscar trabajo y no podrá tener armas, esto como parte de las 13 condiciones que se verá obligada a cumplir al salir de la cárcel en 2024, cuando cumpla con una condena de 36 meses presa en los Estados Unidos.

De acuerdo con el documento 45 del caso 1:21-cr-00255-R del Distrito de Columbia, difundido en medios estadounidenses y mexicanos, durante los 4 primeros años de su libertad condicional Emma Coronel estará bajo estricta vigilancia de las autoridades y avisará de cualquier paso que pretenda dar, tal parece que no volverá a su vida de influencer en las redes sociales.

Las 13 reglas para la esposa del Chapo Guzmán

Se reportará con la oficina federal asignada 72 horas después de su liberación

Recibirá instrucciones sobre cuándo deberá reportarse con un oficial asignado

Si desea mudarse del distrito donde se le haya autorizado vivir, entonces necesitará la autorización del oficial el tiempo que dure la libertad condicional.

Requerirá aprobación cada que cambie de domicilio en el mismo distrito

Deberá responder con la verdad a las preguntas del oficial

Recibirá la visita del oficial responsable a cualquier hora y día

Estará obligada a buscar un empleo de al menos 30 horas a la semana

No podrá tener comunicación con personas involucradas en actividades ilícitas

Si es detenida nuevamente deberá comunicarse con él oficial a cargo de su custodia

No poseer armas de fuego

No podrá hacer acuerdos con alguna agencia del gobierno sin autorización de la Corte.

Si el supervisor considera que en algún momento representa un riesgo para otras personas, notificará a quien sea necesario.

Obedecerá en todo momento las órdenes del oficial responsable

El 30 de noviembre de 2021, Coronel Aispuro fue condenada a 36 meses de cárcel, tras declararse culpable y ser considerada una “participante menor” del Cártel de Sinaloa.