En el Pueblo Señorial de San Ignacio se inició la temporada de molienda de caña.

En el predio del Agua Caliente, ubicado a la entrada de la cabecera municipal se realiza está actividad rústica, donde la caña de azúcar se coloca manualmente para que con la ayuda de una mula y un mecanismo rudimentario se tritura la caña para poder obtener el líquido que se le llama aguamiel.

En el primer día de la molienda acudieron alrededor de diez personas a ver este proceso artesanal y durante los próximos fines de semana se continuará realizando, con el objetivo de  tener visitantes y puedan ser testigos de está actividad recreativa y turística en la cabecera municipal de San Ignacio.

Esta actividad está encabezada por Ignacio Manjarrrez López y su hijo Ignacio, quienes pretenden hacer de este lugar y con este tipo de actividades, un lugar que sirva para que el turista acuda y realice diversas actividades en un entorno rural y con el contacto con la naturaleza.

En este mismo predio se localizan varias albercas de aguas termales y se puede tener acceso a la Capilla del Diablo, que forma parte de las leyendas de este pueblo jesuita.