JULIO CESAR CHÁVEZ DESNUDA SU ALMA EN RELACIÓN A SUS ADICCIONES.

  • En entrevista con Jordi Rosado, replicada en medios internacionales, narró su infierno y como se convirtió, en sus propias palabras, en “un ser humano despreciable”.

“Estuve a punto de quitarme la vida varias veces”, reveló el ex boxeador mexicano. El “sr. Nocaut” reconoció que también pudo haber matado a su hermano y otras personas por culpa de la adicción. El azteca lamenta cómo trató a su madre, esposa e hijos.

Julio César Chávez fue uno de los máximos exponentes en la historia del boxeo mundial. El “Gran Campeón Mexicano” estuvo en lo más alto de la disciplina. El azteca generó una idolatría y respeto totalmente impresionante. Sin embargo, en el último tiempo surgió una polémica con Jorge Arce. “El Travieso” se burló de los problemas que padeció Chávez con las adicciones. Pero el “sr. Nocaut” se encargó de relatar su terrible experiencia con el consumo de drogas.

Cambié con la droga. La droga me hizo ser un ser humano despreciable, me convertí en un diablo. Le empecé a faltar el respeto a mi esposa, hijos y madre“, expresó Julio César Chávez en unas declaraciones expuestas en el programa “La entrevista con Yordi Rosado

El ex peleador mexicano mostró su lado más frágil. El “César del Boxeo” manifestó públicamente su arrepentimiento y relató algunas de las cosas que  hizo bajo los efectos de las drogas.

Estuve a punto de quitarme la vida varias veces con la pistola. Estuve a punto de quitarle la vida a uno de mis hermanos y estuve a punto de quitarle la vida a mucha gente (…) Un día pensé que mi hermano me iba a robar cocaína, agarré la metralleta y se me salió un tiro que le salió muy cerca de su cabeza (…) habían personas de cualquier parte del mundo que querían tomarse fotos conmigo, entre mi loquera pensaba que querían hablar mal de mí y los ataba”, recordó.

Chávez estuvo muy metido en el mundo de las adicciones hasta el punto de poner en riesgo su vida. El “sr. Nocaut” recordó sus ansias de consumo y cómo estaba sumergido en las adicciones. “Varias veces fui al hospital (por una sobredosis). Una vez que estuve en el hospital, luego que me operaron, mandé a traer cocaína a los trabajadores. Estaba muy perdido ya (…) nadie daba un peso por mí”, sentenció.

Sin embargo, este es un mal del pasado. Julio César Chávez admitió estar totalmente sano, pero su vida dejó secuelas en su familia, principalmente en sus hijos con los que se mostró realmente afectado y arrepentido.

“Es que ha sido difícil, ha sido muy duro a veces tener que internar a mis hijos. Es complicado, es difícil. No puedo ayudar a mis hijos y digo ‘Dios mío, ¿qué hago? He ayudado a muchísima gente, ¡cómo no puedo ayudar a mis hijos!”, sentenció el ex boxeador en unas declaraciones expuestas en el programa “La entrevista con Yordi Rosado“.

En este sentido, el azteca ha revelado que sus hijos les guardan cierto recelo por eso, aunque su única hija lo defendió en su percance con Arce. Sin embargo, Chávez afirma que siempre le han atribuido la culpa de sus problemas.

A veces mis hijos me han reprochado mucho. Que de una u otra manera yo ofendí mucho a su madre. Si, pero yo ya cumplí. Yo ya tengo 12 años limpio. No pueden echarme la culpa todo el tiempo y toda la vida de que ellos están así por mí (…) en su momento les ofrecí unas disculpas a mis hijos y a su madre. Ellos saben perfectamente bien que lo único que yo he hecho es estar con ellos en las buenas y en las malas”, explicó.

Finalmente, el famoso pugilista reconoció que cometió errores fuera del cuadrilátero que terminaron afectado su vida personal y la estabilidad familiar. “A veces me he equivocado, me equivoqué como padre, pero todos nos equivocamos. No pueden estarme chingando toda la vida. Ese ha sido mi karma (…) siempre les estoy dando una nueva oportunidad y así me agradecen. Está cabrón, la neta. Es bien difícil y complicado. Yo no he hecho más que ayudarlos”, concluyó.