LUTO EN LA LUCHA LIBRE: FALLECEN “EL RUDO” RIVERA Y “SUPER MUÑECO”.

  • Súper Muñeco ganó más de cien luchas de Apuestas y se hizo de 80 máscaras en su carrera.

Redacción.

La Lucha Libre mexicana se encuentra de luto.

En espacio de pocas horas fallecieron el luchador popularmente conocido como “Súper Muñeco” y el cronista deportivo Arturo “El Rudo” Rivera.

Primeramente ocurrió el deceso del legendario “Súper Muñeco”, a la edad de 59 años, y que fuera hijo del luchador El Sanguinario. De hecho a inicios de su carrera se presentaba bajo el nombre de Sanguinario Júnior.

Brincó a la fama cuando se unió a los luchadores Súper Ratón y Súper Pinocho para conformar el Trío Fantasía, que gano los campeonatos de tríos en el entonces Distrito Federal y el de la AWWA; sin embargo al retirarse sus compañeros decidió continuar con su carrera en solitario.

Ganó más de cien Luchas de Apuestas en las que se hizo de más de 80 máscaras; entre las que destacan la de los luchadores Coco Rojo, Coco Negro, Coco Verde y del Medico Asesino Júnior.

Se estima que el deceso del luchador se debió a complicaciones del C-19.

En tanto, horas más tarde del deceso del luchador se informó del deceso del cronista deportivo, especializado en Lucha Libre, Arturo “El Rudo” Rivera, quien hiciera carrera tanto en nuestro país como en Estados Unidos.

A la edad de 67 años, José Arturo Rivera García, falleció por complicaciones en su salud luego de permanecer hospitalizado por varios días.

Estuvo en la televisión, de la que se retiró en el año 2020 para continuar con un programa radiofónico “Espacio Deportivo” además de narrar funciones de lucha libre.

De acuerdo con una semblanza publicada por López Dóriga Digital, incursionó en redes con su canal de You Tube “Rudo Visión TV” donde compartía sus vivencias y experiencias a lo largo de su vida y carrera.

Inició su carrera en Televisa y fue reportero de la Federación Mexicana de Futból, además de incursionar en la industria del cine con un largometraje acerca de la vida de Pedro “el perro” Aguayo.

Incursionó en la narrativa del deporte del pancracio cuando estando de guardia en Televisa lo llamaron de emergencia a narrar una función luchística ya grabada para Univisión. Sin saberse los nombres de los luchadores e inventando las llaves fue como inicio una carrera polémica, ya que siempre prefirió al bando de los rudos por sobre los técnico, de ahí su sobrenombre.

“A lo anterior hay que añadir que tras años de narrar fue vetado de la Arena México por preferir Triple A, de donde también fue vetado”.