Pozol, la bebida autóctona sin alcohol más importante de México.

  • Aún forma parte de la alimentación básica de Tabasco y otras regiones del sureste mexicano

El pozol es una popular bebida refrescante que se acostumbra consumir de manera cotidiana en el sureste de México, es la bebida tradicional de Tabasco y Chiapas, también es consumido en algunas regiones de Oaxaca, Yucatán y Veracruz.

Entre las bebidas y los alimentos fermentados autóctonos de México no alcohólicos de origen prehispánico, el pozol es el más importante. Su origen es maya

El nombre de la bebida viene del náhuatl pozolli, que quiere decir espumoso, los mayas de llamaban “pochotl”, su ingrediente principal es el maíz nixtamalizado que puede ser blanco, amarillo o neg

as bolas de masa de maíz se fermentan en hojas de plátano se disuelven en agua, en Tabasco se acostumbra agregar cacao. El pozol se toma a cualquier hora del día.

Por alto grado de conservación, las bolas de pozol son utilizadas como provisiones en travesías largas, pero no solo los viajeros o trabajadores con largas jornadas en los campos, es el agua que se consume tradicionalmente en los hogares.

El pozol forma parte de la alimentación básica de muchos grupos étnicos de México, como los chontales, choles, mayas, lacandones, tzotziles o chamulas, tzetzales, zoques, mames y zapotecos, junto con la población mestiza.

La Universidad Nacional Autónoma de México señala que también tiene usos medicinales y rituales. Los lacandones utilizan el pozol mezclado con miel para bajar la fiebre y controlar la diarrea.

Españoles y piratas reportaron importancia del pozol

Existen escritos de la época colonial, donde europeos describen al pozol como bebida agria de los indios que los hacía resistentes al calor.

Un relato de 1579 señala:

“Tenían por costumbre, especial los indios chontales, no comer sino sólo beber, y si comían era muy poco, y bebían una bebida que se hace de la moneda suya, que es el cacao, de suerte que se hace un brebaje algo espeso, el cual es grande mantenimiento, y asimismo otro de maíz cocido que se dice pozol… para beber con las calores, porque es fresco y esto es lo más sano” (citado por Mario Humberto Ruz en Tabasco Histórico. Memoria vegetal, Gobierno del Estado de Tabasco, México, 2001, p. 67).

México Desconocido comparte también el relato del famoso pirata inglés William Dampier que data de 1680:

“Si viajan dos o tres días cargan con un poco de este maíz molido, envuelto en una hoja de plátano, y con guaje a la cintura para hacer su bebida; no se preocupan más por vituallas hasta que vuelven a casa. Esto se llama posol; poorsoul para los ingleses. Es de tanta estima {…} que nunca falta en sus casas” (citado por Mario Humberto Ruz en Un rostro encubierto: los indios del Tabasco colonial, p. 110).

¿Es saludable el pozol?

Los estudios microbiológicos de estas bebidas indican que contienen gran cantidad de microorganismos benéficos como las bacterias lácticas, que son las primeras en desarrollarse y que están presentes durante todo el proceso.

Así que la próxima vez que visites el sureste mexicano no debes perderte de un delicioso y refrescante pozol.