PRÓXIMO DOMINGO, DE NUEVO, CAMBIO DE HORARIO.

  • Mientras EU lo acaba de eliminar, aquí los diputados no se atreven a revertirlo.

Redacción.

De no atreverse los legisladores en el transcurso de esta semana a revertir el añoso decreto que estableció el Horario de Verano en 1996; el próximo domingo 3 de abril habremos de adelantar una hora nuestros relojes.

El horario de Verano, en México, está por cumplir 26 años en la mayor parte de nuestro país, a excepción de algunas entidades fronterizas; y la modificación se da a partir del primer domingo del mes de abril -que, en esta ocasión será el día 3- hasta el último domingo del mes de octubre.

Es decir, para precisar, que ahora habremos de adelantar una hora nuestros relojes. Salvo en aquellos dispositivos digitales que cambian de manera automática.

“Se recomienda prevenir el ajuste desde la noche anterior del sábado, ya que a las 2:00 de la mañana del domingo se considerará el ajuste y entonces serán las 3:00 horas”, destaca la publicidad oficial.

El pretexto o argumento para establecer el Horario de Verano en 1996 fue el de ahorrar energía aprovechando un poco más de la luz del sol lo que se reflejaría en los consumos, cuestión que en los hechos no ha sido así.

De acuerdo con el Diario Oficial de la Federación (DOF), el llamado horario de verano es una medida que se aplica durante el período de mayor insolación durante el año y consiste en adelantar una hora el horario local al inicio de dicho período, y retroceder, también una hora, una vez transcurrido el período citado.

Según la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), las modificaciones horarias afectan al rendimiento físico, emocional e intelectual de las personas. En los niños, puede alterar su ciclo de sueño y la necesidad de ingerir alimentos, mientras que en las personas mayores también puede alterar su descanso y provocar episodios de ansiedad e insomnio.