Relaciones Transpacíficas Insurrección en Estados Unidos

Carlos Venegas

Estados Unidos muestra cada vez más explícitamente la decadencia de su imperio, y el ejemplo más reciente e histórico con el cual se ha recibido al 2021 ha sido la toma del capitolio, donde simples fanáticos trumpistas incitados por los discursos de odio y fake news propagadas por su líder Donald Trump dieron lugar a este evento dividiendo aún más a esta ya de por sí fragmentada nación.

En esta etapa todos parecen ya estar confundidos sobre lo que se hará al respecto mientras los políticos de ambos partidos intentan aprovechar la situación, por el lado republicano encontramos aquellos que siguen apoyando a Trump fervientemente que no son pocos y aquellos que ya comienzan incluso a deslindarse del partido para intentar salir lo más limpios posible antes de que empeore en sus últimos días de mandato; mientras que por el lado demócrata quienes tienen la mayor ventaja hasta ahora intentan hacer que el aún presidente obtenga el impeachment para dar un mensaje de que nadie intente hacer algo similar y así obtener más poder.

Trump pretende ser un  intento de dictador fascista que no logró consolidar a través de su demagogia pero que de igual manera su fanatismo llegó para quedarse, algo que el país deberá cuidar de ahora en adelante pues es probable que comiencen a haber actos de terrorismo doméstico por parte de esta extrema derecha, confrontaciones raciales, entre otros ataques que suelen acontecer durante una inestabilidad política como tal.

Lo que representa hacia el exterior es aún más el avance hacia un mundo multipolar donde al dejar de ser el policía del mundo nuevas y viejas tensiones aparecen, como podemos ver el latente y suspendido conflicto entre Grecia y Turquía debido al nuevo expansionismo turco o bien alianzas como lo es ahora entre Rusia y China que comienzan a suponer una verdadera amenaza contra el orden occidental.

Mientras tanto en Latinoamérica la región puede tener así una puerta a la independencia, pero es una oportunidad que será descartada de nuevo debido a que existe dentro de una realidad colonial, por lo tanto las élites gobernantes en vez de autodeterminación buscarán sólo un nuevo amo que llene el vacío de poder como se ha hecho comúnmente.

Estados Unidos por el momento comenzará a buscar culpables externos en vez de admitir sus errores internos que lo empujaron a esta realidad tal como lo ha hecho cada imperio en la historia, por el momento los mejores candidatos a culpar serán Rusia y China, a pesar de que estos como todo el planeta sufrieron un annus horribilis que bien les puede descartar automáticamente de inferir de tal manera en EUA ya que sólo podrán concentrarse en sus geopolíticas regionales haciendo que suspendan sus proyecciones de poder.

Ahora bien la incógnita será qué pasará cuando este imperio caiga por completo, es obvio que no pasará inmediatamente y unos estiman que Biden podría retrasar dicha caída pero parece que lo único que hará es suavizarla pues es inevitable, este año logró que las potencias en su mayoría retrasaran sus ambiciones imperialistas o expansionistas para el caso chino, por ende comenzarán a surgir varios vacíos de poder que terminarán por causar dicha estabilidad, principalmente en África y Medio Oriente como es usual.

Otro punto a tomar es que esto incitará posiblemente a eventos similares por todo el país ya que sigue sin castigarse a los culpables, lo cual inspirará a aquellos de pensamiento equivalente a tomar acciones como tal e incluso algo peor. También se mostró más aún el poco conocimiento que tienen los habitantes estadounidenses de dichos eventos ya que nombraron de manera bastante errónea a lo que ocurrió usando términos como “golpe de Estado”, “revolución” o “terrorismo” cuando no correspondió a nada de ello.

Como conclusión sólo se puede esperar a prepararse para el nuevo vacío de poder que vendrá a lo largo de esta década y buscar la independencia para evitar volver a ser parte del mundo colonial del que en su mayoría el tercer mundo sigue sin poder dejar atrás.

*Carlos Venegas Toledo es Licenciado en Relaciones Internacionales por la Universidad Autónoma de Durango, cursó Análisis Geopolítico en la Universidad Nacional Autónoma de México UNAM; cursó Estudios Geopolíticos en la Universidad de Carlos en Praga. Es integrante de Unidad Democrática Sinaloa UDS, movimiento político ciudadano.

Contacto a: wakv777@gmail.com

Twitter: @CEVT10

Siguenos en: https://www.facebook.com/Unidad-Democrática-Sinaloa-100517668191142/