RELACIONES TRANSPACÍFICAS: La Evolución del Estado

Carlos Venegas Toledo*

Para la teoría occidental desde el final de la primer guerra fría se vio al Estado como un ente que ya se encontraba en sus últimos momentos y que ahora con un mundo sin barreras de ideología liberal este dejaría de existir para dar paso autónomo a las megacorporaciones, pero el surgimiento de la Unión Europea y el debilitamiento los Estados Unidos a principios de este milenio dieron paso atrás a esta idea que se vio mermada debido a las nuevas crisis del siglo actual mientras que países que decidieron no sólo ir en contra sino también crear su propio sistema, los mejores ejemplos son los mayores enemigos de Occidente en la actualidad, China y Rusia quienes decidieron apostar por la evolución del Estado en vez de dejarlo morir.

Estos es lo que se denomina actualmente un Estado-civilización, un término acuñado por el teórico chino Wang Yi, quien plantea como países de civilizaciones han decidido pasar a una versión estatal de sí mismos, en esta categoría designa directamente a las civilizaciones actuales más antiguas del planeta, China e India, podríamos pensar tal vez próximamente en Egipto, Irán, Grecia o Turquía, pero estos Estados se encuentran en una posición demasiado débil en comparación a las potencias mencionadas como para encajar en la categoría, y ni siquiera es posible hablar de Siria e Iraq ya que se encuentran totalmente devastados por sus guerras actuales.

Rusia, aunque no es tan antigua, pues fue creada apenas en el siglo III AEC, pero ¿cómo puede encajar en esta categoría? para empezar, Rusia encaja al menos dentro del ámbito militar pues sobrepasa a los otros países asiáticos, y es claramente de las civilizaciones más antiguas de Europa, incluso llamada la tercer Roma, los rusos por su extensión colindante con 2 continentes ha presentado la tendencia a inclinarse de aquel que sea más fuerte, incluso lo vemos en su escudo donde el águila bicéfala representa su vigilancia constante a Asia y Europa; pasaron también el proceso de modernizarse acorde al estilo implantado por Occidente como todo Estado moderno y ahora comienzan a presentar una nueva visión sobre sí mismos como una civilización intentando imitar a China, cerrando sus puertas al decaído continente europeo, pero lamentablemente el proceso de imitación sínica tomará demasiado tiempo debido a que Moscú se encuentra lidiando con su frente occidental, sin olvidar que culturalmente su élite aún se encuentra ligada a ello aunque Putin quiera presentar lo contrario, además de que sigue sin invertir debidamente en su parte oriental para marcar una presencia debida en el Pacífico, proyectos quasi abandonados debido a las fuertes sanciones que siguen golpeando al país, aunque por otra parte comienza su reconquista por el frente europeo.

Occidente, esta región se encuentra actualmente en lo más cercano que han tenido como unión civilizatoria desde la época romana, pero parece muy poco probable que puedan evolucionar como tal pues el aceleracionismo de Donald Trump sólo quebró a esta hipotética unión más de lo que ya se encontraba y su nuevo líder Joe Biden no parece tener planes de fortalecer dicha unión, sino de seguir con el plan de Trump y usar a Europa principalmente como una zona de pivote ante la nueva guerra que parece pronto comenzará contra Rusia debido a sus últimas declaraciones.

El tercer mundo, como siempre esta región, en especial Latinoamérica y África parece que no podrán evolucionar como tal debido a que incluso sus primitivas formas de Estado-nación son demasiado inestables, pero es obvio que al menos por parte de los africanos se puede observar que no pretenderán caer de nuevo en las trampas de las guerras frías y la neocolonización pues sus memorias siguen bastante frescas ante dichos eventos, con los latinos sería sólo un banal deseo pedir lo mismo, ya que la mentalidad de los dirigentes latinos sigue siendo el querer ser la colonia del mejor postor.

En conclusión, el Estado una vez más presenta una nueva etapa evolutiva, pero llevando a la batuta de nuevo a las civilizaciones más antiguas que siguen en pie para retomar su lugar en el mundo y ahora sumándose una nueva en el norte de Asia, mientras que Occidente una vez más comenzará a caer en un periodo de oscurantismo, esta podría ser una abertura de libertad muy pequeña para sus colonias pero aún así será poco probable que alcancen la escapatoria de dicha influencia.

*Carlos Venegas Toledo es Licenciado en Relaciones Internacionales por la Universidad Autónoma de Durango, cursó Análisis Geopolítico en la Universidad Nacional Autónoma de México UNAM; cursó Estudios Geopolíticos en la Universidad de Carlos en Praga. Es integrante de Unidad Democrática Sinaloa UDS, movimiento político ciudadano.

 

Contacto a: wakv777@gmail.com

Twitter: @CEVT10

Siguenos en: https://www.facebook.com/Unidad-Democrática-Sinaloa-100517668191142/