FALLECE A SUS 100 AÑOS DE EDAD LA DIANA CAZADORA.

  • Helivia Martínez Verdayes, modeló a sus 16 años de edad para la emblemática escultura.

Tenía 16 años de edad, cuando trabajaba como secretaria vespertina en Pemex y fue convencida de que posara para crear el monumento de la Diana Cazadora, esculpida por Juan Fernando Olaguibel en 1942.

Helvia Martínez Verdayes es su nombre.

Fue la modelo que posó para la creación de la escultura cuyo nombre original es “La flechadora de estrellas del norte”, mejor conocida como Diana Cazadora.

La noticia fue confirmada por su hermana María de los Ángeles Martínez

La llamada Diana Cazadora, escultura que representa a la diosa griega Artemisa o Diana para los romanos y que en México se retomó como símbolo de belleza  fuerza y sutileza, fue esculpida por el artista mexicano Juan Fernando Olaguibel en 1942.

De acuerdo con Norma Meraz, la modelo de esta pieza escultórica es Helvia Martínez viuda de Diaz Serrano quien trabajó por muchos años en las oficinas de Petróleos Mexicanos, donde conoció a su esposo, entonces director de la paraestatal.

Siendo ella muy joven, le pidieron con insistencia, que aceptara tomarse unas fotografías para el bosquejo de la escultura y tras resistirse varias veces, aceptó y de esta forma se convirtió en la modelo de una de las esculturas más famosas del país.

La escultura original de la Diana Cazadora,  de siete metros de altura y cuatro toneladas de peso, se encuentra en Ixmiquilpan, Hidalgo.

La réplica, realizada en 1968, es la que ocupa hoy, la famosa glorieta del Paseo de la Reforma en la Ciudad de México.

La Secretaría de Cultura confirmó su muerte en un tuit: “Helvia Martínez Verdayes fue la modelo que posó para la realización de la icónica escultura de la Diana cazadora y de Ia Fuente de petróleos, ambas obras del escultor Juan Fernando Olaguíbel y del arquitecto Vicente Mendiola. Lamentamos su fallecimiento.”

La escultura, nombrada por su autor como “Flechadora de las Estrellas del Norte”, fue realizada por Juan Fernando Olaguíbel en su taller de calle Obrero Mundial, según relata la propia Helvia Martínez en su libro “El Secreto de la Diana Cazadora”.