Los millonarios de AMLO 2021

  • La lista de millonarios 2021 de la revista Forbes, conformó que los hombres más ricos en México siguen siendo los mismos e incrementaron sus fortunas con los contratos adquiridos en la administración del Presidente Andrés Manuel López Obrador

La lista de los millonarios del país que este año publicó la revista Forbes encendió la mecha política camino a las elecciones intermedias con un dato contundente. Los millonarios mexicanos siguen siendo los mismos y hasta han incrementado sus fortunas gracias a contratos con la actual administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien llegó al poder con la promesa de distribuir mejor la riqueza.

Dos años después, los cálculos de Forbes se refuerzan con datos precisos: tanto Carlos Slim Helú como Germán Larrea;  Ricardo Salinas Pliego o Alberto Bailleres, entre otros que aparecen en las listas hace décadas son hoy por hoy los más ricos del país —algunos de Latinoamérica y el mundo —gracias a contratos millonarios que ha entregado el gobierno actual y muchos de ellos sin licitación.

Analistas señalan que la estrategia de la Cuarta Transformación (4T) para mantener el doble discurso es crear confrontación, pero con hombres o grupos de empresarios de menos peso como el Consejo Coordinador Empresarial encabezado por Gustavo de Hoyos, quien constantemente critica sus políticas económicas

A la par mantiene la boca cerrada y en ocasiones de franco agradecimiento a los empresarios de muy altos vuelos, a los que “realmente pesan”, acota el analista político Jorge Zepeda,  autor del libro Los Corruptores, entre otros textos relacionados al poder.

López Obrador se ha cuidado de mantener una relación amistosa con las grandes fortunas del país. Si bien con los organismos empresariales ha mantenido una relación fluctuante, sobre todo por su renuencia a apoyar a la iniciativa privada en los paquetes de reactivación económica tras la pandemia, su relación con Carlos Slim, Salinas Pliego y similares ha sido regular y constante”, dijo.

En su Consejo Asesor Empresarial no están los representantes oficiales de los organismos empresariales sino los que verdaderamente pesan en la Bolsa Mexicana de Valores. Incluso la relación con los dueños del dinero en su conjunto podría ser más favorable que la de sus antecesores”

En algunos casos como el de Alberto Bailleres, dueño de Grupo Bal, Oxxo y accionista de Femsa, fue explícito que, en plena pandemia, el gobierno federal intervino para inyectar dinero a esas empresas al entregar por licitación directa millonarios contratos en el área de seguros médicos.

En el 2020, la fortuna  de Bailleres cayó alrededor de 1,000 millones de dólares pero en ese mismo año el gobierno la levantó con un contratos por 1.6 mil para Grupo Nacional Provincial (otro de los negocios de Bailleres) para asegurar personal y de infraestructura de 10 instituciones.

La Secretaría de Hacienda, Caminos y Puentes Federales; el Banco del Bienestar, el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada, Baja California; el Instituto Mexicano del Petróleo Liconsa, Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero, el Hospital General Dr. Manuel Gea González y la Lotería Nacional para la Asistencia Pública

El presidente y su equipo de trabajo ha dicho que las asignaciones de contratos sin licitación ha sido porque no hay otras empresas que puedan brindar el servicio con los estándares de calidad requeridos; sin embargo,  los críticos afirman que eso es una falacia: ¿cómo saber que no hay otras compañías capaces de hacerlo si no hay licitación?

En otros casos, aunque haya licitación,  los proyectos son asignados a las mismas firmas aún cuando el presidente y otros políticos de su proyecto las criticaron previo a llegar al poder como ocurrió en el  caso de Bailleres (en el cuarto lugar de la lista Forbes).

Cuando el gobierno de Enrique Peña entregó al empresario la medalla Belisario Domínguez, la máxima presea del Senado, en reconocimiento a su labor como hombre de negocios, la entonces senadora Layda Sansores, cuestionó por Morena:“¿Cuáles son las virtudes del señor Bailleres? ¿Haber capturado al Estado? ¿Amasar una fortuna gracias a la transferencia del bien público y transformarlo en bienes privados?”

Mario Delgado, actual líder nacional de Morena, también gritó desde su escaño del momento en el Senado: “Tan sólo cuatro mexicanos en una década pasaron de acumular 2% del PIB al 9%. Ese es el mensaje, eso es lo que hoy se va a reconocer, un modelo económico que excluye a la gran mayoría de los mexicanos”.

En una conferencia de prensa en la que se cuestionó a López Obrador tras darse a conocer la lista de millonarios  2021 de la revista Forbes, el presidente sólo dijo que esos millonarios vienen desde “el periodo neoliberal”, esto es, con Carlos Salinas de Gortari, y evitó comentar las razones por las cuales estos empresarios siguen en el top ten.

Carlos Slim se convirtió en el principal contratista de la 4T cuando ésta entregó a las empresas CICSA y FCC el contrato del segundo tramo del Tren Maya por 900 millones de dólares, un monto que se suma a los cerca de 150 millones de dólares que otras compañías suyas obtuvieron en los primeros 16 meses de la administración del presidente AMLO

Slim había tenido roces al principio de la administración por la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, un proyecto en el cual el magnate tenía intereses millonarios y también por los desencuentros sobre el gasoducto que Carso Energía e IEnova cobraban a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), pero poco a poco se han reconciliado y ahora el magnate respalda casi todas las políticas del actual mandatario.

De igual forma ocurrió con Carlos Salinas Pliego, actualmente el tercer hombre más rico de México después de Slim y Larrea. Durante años, hubo una confrontación entre este empresario de duro trato con los trabajadores (tiene fama de maltratos e intimidaciones verbales), pero ladino con el poder: su relación con el actual presidente cambió cuando éste se colocó como favorito en las encuestas para ganar las elecciones.

Carlos Fazio, académico de la Universidad Nacional Autónoma de México y autor del libro Plutócratas y populistas, comenta que la razón por la cual los multimillonarios que conforman la “cúspide del puñadito de plutócratas de México”  sigue jugando un papel incisivo en el país es por su capacidad de adaptación

“Estos plutócratas, utilizan el lobby, el influyentismo para mantenerse en el mismo nivel. Hacen donaciones lobby para todo desde siempre, para la reducción fiscal, para impedir que se les cobre impuestos, hacen concesiones, esperan, callan o guardan silencio y por eso logran trascender sexenios, partidos y políticos”.